MI OTRO BLOG

Aviso:

AVISO IMPORTANTE:
En este blog se puede encontrar contenido para adultos, por favor si eres menor abstente de seguir leyendo,si no lo eres, sigue... espero que te guste.
Algunas de las imágenes que se encuentran en este blog han sido obtenidas de la red, si alguna es tuya y no quieres que este expuesta, házmelo saber...

Seguidores

PROYECTO JUNIO 2012: JUNTOS Y REVUELTOS

Bueno, otro mes mas vengo con un nuevo relato para el proyecto mensual. Esta vez se ha tratado de que todos los integrantes del grupo, que quisieran participar claro está, propusieran dos personajes y estos fuesen mezclados al azar y designados para que con ellos se realizara un relato. A mi me toca basar mi historia en un DUENDE y un PROFESOR DE LITERATURA, y os he de confesar que al principio se me hizo cuesta arriba, pues no encontraba inspiración para hacerlos interactuar, que en el fondo es de lo que se trataba en este proyecto, pero al final comencé a escribir y me salio este relato, que a fin de cuentas a terminado por gustarme, jajaja. Espero que a vosotr@s también...Besisss.
NOTA: Os dejo link sobre el nombre del actor, antecede al (*), que utilizo como referencia en el texto para que os hagáis una idea de su aspecto...(¡¡Dios... yo quiero un duende en mi vida!!,jajaja)



¿Que pensabais?...¡Soy un Duende!


Hacía mucho que había dejado de hacerse visible ante él, pero Odiel se había negado a abandonar su jardín. La semilla que sembró William con sus pequeñas manos, cuando apenas tenía cinco años, con el paso del tiempo creció y se convirtió en una planta trepadora que flanqueaba la fachada Este de su casa, la cual era su hogar. Con el tiempo llegó a erguirse hasta la única ventana, la de William, como una majestuosa edificación natural, siendo ésta un asiento en primera fila ante el pasar de su vida. Fue testigo de cómo evolucionó: de compañero de aventuras a guapo adolescente que poco a poco fue olvidándolo y que con el paso de los años se había transformado en el atractivo hombre que era.
Recordaba esa época cuando juntos devoraban libros buscando en ellos la existencia de sus congéneres. Primero fueron las historias de hadas y duendes, luego, conforme fue creciendo William, su mente inquieta  lo  condujo hasta las obras de Shakespeare e incluso, pese a su escepticismo, también abrió su mente a las leyendas sobre San Patricio.
La rabia se apoderaba de Odiel por momentos. Él, en su afán por demostrar que su especie no era creación de las mentes de soñadores escritores, había inculcado al pequeño William su amor por los libros, lo que lo había llevado a convertirse en profesor de literatura, y ahora se lo agradecía destruyendo su mundo.
William estaba a punto de cumplir los treinta y cuatro y a tan solo una semana de su inminente boda con la arpía de Claudina. Ésta había decidido deshacerse del jardín, tan molesto para ella, y revestir de losas decorativas la totalidad del terreno para crear un espacio de relajación donde las telas blancas y una gran fuente reinarían en el que había sido su hogar durante cien años; y cómo no, William, había accedido a los deseos de su amada sin ni siquiera reparar en lo que eso supondría para él.
Odiel atusó su pelo corto y tiró de sus pantalones para que éstos quedaran encajados en sus finas caderas. Se volvió a mirar en el espejo de la entrada y en un arrebato picaresco se quitó la camiseta y dejó su torso bien formado desnudo. Sabía que William no sería inmune a su belleza, pero de este modo, además, no podría evitar que su mirada se perdiera en sus definidos músculos oblicuos que, como un cartel luminoso en mitad de una oscura carretera, guiarían sus ojos hasta la zona prohibida.
Odiaba recurrir a estas artimañas, aunque tampoco era la primera vez que utilizaba su magia con William, pero ahora haría las cosas bien, no cometería el mismo error… ¿Quién mejor que él mismo para llevar a cabo su plan? El no fallaría… pensó satisfecho.
Acortó los pocos pasos que le quedaban hasta llegar al sofá donde su querido amigo dormía plácidamente y observándole recordó el día que por primera vez se valió de su magia para echar una mano a William. Habían pasado quince años, aunque para él era como si hubiese sido ayer, ¿Qué eran quince años en la vida de un ser que vivía quinientos?... Nada, un suspiro… se contestó a sí mismo mientras intentaba acallar los remordimientos de su conciencia.
Tenía diecinueve años y estaba en su primer año de universidad y a pesar de ser guapo, sin tener que esforzarse para atraer la atención tanto de chicas como de chicos, las experiencias sexuales de William se limitaban a dos: masturbarse con la mano derecha y con la izquierda, cosa que Odiel disfrutaba viendo, pero que hubiese terminado por derretirle el cerebro, por no decir su miembro; en cien años no le había prodigado tantas atenciones como en los años de adolescencia de William.
Tras pensarlo mucho creyó oportuno que el chico fuese desvirgado por la que hasta ahora había sido una de sus mayores fantasías. Un día en el que William se encontraba solo en casa preparó todo para que la bella Sra. Robinson sintiera unas ganas irrefrenables por asaltar el hogar de los Anderson en busca del deseado cuerpo de su joven hijo pero, como sucediera a lo largo de la historia, al cabo de una semana la cosa se tornó obsesiva y con pena, porque ver a la exuberante Sra. Robinson montar al joven William le había hecho tener los mejores orgasmos de su extensa vida, tuvo que reconducir las aguas a su cauce para decepción de su amigo. A partir de aquí fue el propio William quien se las apañó para saciar sus necesidades, solo en contadas ocasiones se valió de la magia para hacer que alguna chica le prestara gustosamente sus servicios.
No obstante su ego le jugó una mala pasada. Él tenía más de cien años y su sabiduría de la vida era superior a la de cualquier mortal. En un intento por demostrar su supremacía, mientras Claudina, su última conquista, y William dormían plácidamente, extendió su magia sobre ellos. Desde ese momento sus vidas quedaron anudadas por un filamento irrompible que únicamente la magia podría sesgar; y era precisamente lo que pensaba hacer ahora, arreglar la cagada que cometió cinco años atrás.
Odiel había cambiado su aspecto, dudaba que lo recordara, pero no obstante tampoco correría el riesgo y optó por tomar prestada la cara de JonathanRhys-Meyer.(*) Cerrando los ojos evocó en su mente las palabras que harían que el corazón y la razón de William quedaran atados a él.
Poco a poco este abrió los ojos y cuando sus miradas se cruzaron pudo ver en sus verdes iris refulgir el deseo y la necesidad, pero también pudo ver algo que no esperaba hallar, su mirada reflejaba la devoción, el anhelo e incluso el amor.
Un suspiro escapó de sus labios cuando el entendimiento arrolló su mente como un torbellino. Esa mirada, la misma que sus inocentes ojos revelaban cuando apenas era un adolescente y sus temblorosas manos llenaban de atenciones su miembro ávido de caricias era la que ahora regalaba a su persona; su querido William no lo había olvidado, al contrario, no solo lo tuvo en su memoria, sino también en su corazón.
Tendiendo su mano hacia él, expresó sin palabras que los sentimientos eran mutuos y que había llegado el momento de disfrutar del amor que ambos se profesaban. La delicada mano de su querido profesor de literatura no se hizo esperar, apresando la suya con fuerza —qué iluso si pensaba que se desharía de él tan fácilmente— sonriéndole, haciendo que su corazón se desbocara henchido de gozo.
A partir de hoy esa habitación, que había servido de gran lienzo en blanco, donde día a día William fue dando pinceladas inconscientemente a lo largo de los años: con sus frustraciones, sus alegrías, sus penas y sus propias caricias, hasta convertirla en su particular obra de arte, solo dedicada a él, dejaría de ser un escenario inalcanzable para Odiel, ya no sería más un mero espectador; a partir de hoy sería uno de los protagonistas en la obra teatral que juntos escenificarían.
El sonido al abrirse esa puerta. El aroma inconfundible de su piel. El tacto de sus suaves y delicados dedos, tímidos e indecisos, al borde de la cinturilla de su pantalón. Sus carnosos y lascivos labios sobre su cuello. El roce de su húmeda lengua surcando su ardiente piel. Su respiración acelerada regalándole el cálido hálito de su boca sobre su cuello expuesto. Todo le hacía sumirse en el más exquisito de los placeres, ansiando el abrazo de la culminación enterrado en lo más profundo de su fascinante William. Su cuerpo estaba sucumbiendo al deseo y su mente... su mente lucubrando el modo de hacer que esto fuese eterno.
No revocaría la magia, posiblemente con William no era necesaria, pero no estaba dispuesto a correr ese riesgo, nunca lo dejaría marchar. Buscaría a otro duende con el Don de otorgar la longevidad y lo ataría a él por toda su existencia, estarían eternamente juntos.
No pediría su permiso ni se arrepentiría nunca de ello. Era un duende y como bien era sabido su naturaleza era egoísta, seres entrometidos, bromistas e incluso maliciosos... Nada de pedir disculpas al final de la obra. Al fin y al cabo ni esto es "El Sueño de una noche de Verano" ni yo soy Puck... pensó maliciosamente. 

53 comentarios:

  1. :O

    Vaya con el duende, que sabidillo y espabilado xD Me ha gustado mucho, ha sido bastante peculiar, muy friki eso de la magia de los duendes para conseguir lo que querían. Fantástico nena, insuperable.

    Besos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paty. La verdad que no sabia que escribir sobre Duendes y al final decidí hacerlo prota del relato.Creo que cada día soy mas friki, pero eso esta bien para escribir, jajaja, por lo menos salgo de la monotonía mental en la que vivo, XD.

      Eliminar
  2. Pues sí que te ha quedado muy bien al final ^^
    Y como a ti, por muy espabilado que sea el duende, no me importaría tener uno jejeje
    Gracias por el relato.
    Un beso,
    Lydia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo y me alegra que te guste. La verdad que a mi me gustaría tener un JonathanRhys-Meyer en la vida, lo mismo me daría que fuese duende, demonio o mero mortal, jajaja disfrutaría igual, ;)...Besisss

      Eliminar
  3. Te ha quedado genial!!!!
    Vaya duende tan listo...ja ja ja
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raquel, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  4. No entiendo nada, ¿William es un duende?, ¿es homosexual y se lia con el otro duende?, si es homosexual, ¿como es que está con "una arpía llamada "claudina"?. Luego no me parece adecuado dejar el nombre de un actor de cine para que nos imaginemos como es el susodicho. Supongo que era muy cansino describir al personaje, no lo veo razonable. Por todo lo demás está muy bien escrito aunque no haya captado la esencia del relato y la historia, a mi parecer, no se deje leer, será que lo leí en hora de la siesta. No te lo tomes a mal mi comentario pero es que me resultó muy difícil leerlo y enterarme de qué querías decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me lo tomo a mal Jose Antonio. Para gustos los colores como bien se refleja en otros comentarios.Creo que te saltaste la parte donde pone que el duende se llama Odiel, también donde explica que por un hechizo suyo es por lo que está con Claudina, (porque si no lo sabes los Duendes son seres mágicos en toda historia que se haya escrito, ¡ Fantástica , por supuesto!). Fallo por mi parte poner el nombre de un actor de cine en vez de su descripción, pero quería ocupar las escasas lineas de las que disponemos para intentar explicar la naturaleza egoísta y maliciosa de estos seres fantásticos(como veras vuelvo a repetir lo de fantásticos, porque esta claro que no existen, lo digo por si a lo mejor has llegado a pensar al leer que creo en ellos... a espero que no, eso si te habrá quedado claro, verdad?)Y bueno el resto que no se cual sera cuando dices... Por todo lo demás está muy bien escrito aunque no haya captado la esencia del relato y la historia... como yo tampoco lo se pues lo dejamos ahí.
      No te tomes a mal mi respuesta pero es que me resultó difícil no contestar con el mismo sarcasmo que tu te gastas COMPAÑERO... Un saludo.

      Eliminar
    2. Puede que el texto resulte dificil de entender si no se lee correctamente, a una hora correcta, con la luz adecuada y la mente despejada y abierta. Creo que no estás en posición de decir que algo en el texto de una compañera no te parece adecuado, a menos que seas un catedrático de letras y estés haciendo una crítica literaria de una obra cumbre de la literatura. El estilo viene implícito en cada escritor y Charo está en su perfecto derecho a escribir lo que le plazca. Este es su blog y la libertad de expresión creo que es algo que todavía no nos han quitado. Si simplemente no te ha gustado, o bien no comentas o bien haces críticas constructivas para que nuestra compañera pueda mejorar, no opines sobre cosas que son "inopinables" como que porqué pone el nombre de un actor en lugar de hacer una descripción. Lo pone porque le da la gana, y punto.

      Eliminar
    3. Estimada Paty, si ella escribe lo que escribe yo puedo comentar lo que comento, al igual que ella siempre comenta lo que le place comentar. No soy un catedrático de letras ni lo pretendo pero me parecía conveniente subrayar, siempre desde mi punto de vista que no quiere decir que esté en lo cierto, que no me parece razonable en un texto poner un nombre con la simple excusa de no tener que describir al personaje. Opiniones tenemos todos y ésta es la mía. Ya expuse en mi comentario que no se molestara Charo, no comprendiendo que si ella no se molesta lo hagas tú. Un saludo.

      Eliminar
    4. Bueno, a ella le parecía razonable poner el nombre porque le ha apetecido y a ti no te ha gustado eso. Punto. Eso es cuestión de estilos y en eso no se puede uno meter, ya que sería tener que cambiar su forma de escribir. No me molesto, es simplemente opino que hay cosas más importantes a subrayar que ese tipo de detalles que carecen de interés para el desarrollo y trasfondo del texto.

      Eliminar
    5. Otra cosa no he descrito el personaje porque su apariencia carecía de importancia en el texto, solo quise dar un dato de lo guapo que podía llegar a ser y lo hice con un nombre propio adjuntando una imagen... seguro ha sido un error que gracias a tu critica constructiva no volveré a repetir, gracias.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí no me ha parecido tan cruel el duende. Egoísta sí, un poco, pero quién no lo es en esto del amor. Me dio la impresión de que estaba coladito por su William y que estaba dispuesto a hacer lo que fuera por conseguirlo para él solito.

    ResponderEliminar
  7. Me he quedado de piedra Charo. No acabo de captar la historia de Odiel y de Güiliam. Me parece que entre los tres os habéis fumado un petardo. ¿No será que la semilla esa trepadora por la fachada este de su casa era de "maría"?. Por cierto, el duende estaba muy cachondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor me podrías decir quien eres para dirigirme a ti.

      Eliminar
    2. A ver si resulta que ahora mis escritos tienen el poder de la mitológica Medusa, jajaja. La historia es la de un ser egoísta que no le importan los sentimiento de los demás, solo los suyos.

      Eliminar
    3. Anónimo, no sé quién eres, pero tu comentario me parece de muy mal gusto. No hace falta hacer bromitas malas ni faltar al respeto. Y querido, aprende a leer, que no es "Güiliam" sino William ;)

      Eliminar
  8. Ejem... Ya he leído un par de comentarios que no son nada instructivos. ¿Es necesario insultar o faltar el respeto a su autor para dar una opinión? Si no habéis entendido el texto, simplemente decidlo. O callaros, porque sino, os vais a poner en evidencia, lo cual es peor.

    No creo que el texto sea tan dificil de entender. Si acaso os ofende el sutil contexto homosexual que se deja ver, simplemente no sigáis leyendo. O, mejor todavía, no comentéis nada y nos ahorramos tener que leer vuestras tonterías. Y si creeis que vais de graciosos, es que no tenéis sentido del humor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Paty,

      creo que a ti te hacen falta un par de petarditos esos que se han fumado entre Odiel y Güiliam para tener un poco más de sentido del humor y no ser tan arisca.

      Eliminar
    2. Paty, yo creo que no he insultado a nadie, cosa distinta es el anónimo que no dice su nombre, por lo tanto no hables en plural pues mi comentario no tiene nada que ver con ese otro.

      Paty, la cuestión está muy clara, yo comento lo que me parece después de haber leído el texto y ni tú ni nadie me va a decir lo que tengo que comentar o no comentar, de hecho mis textos se comentan con lo que cualquiera quiere aún no sea "constructivo", por eso como se ha abierto la veda yo comento, si me parece, como quiero.

      Eliminar
  9. Ay, me encantó ^^
    ¡Qué románticooooo! ¿Qué, estoy loca, no? Pues me parece romántico: William y Odiel estaban irremediablemente destinados a estar juntos y por eso no veo nada de malo en lo que hizo el duende deshaciendo el lazo que había atado entre Will y su prometida. Después de todo, era un lazo falso, porque a quien Will amaba era a la criatura feérica xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo malillo es Xenariana, bueno malillo no, egoísta, jajaja, pero al final William tendría lo que desde un principio le fue destinado. Me alegro que te guste, nos leemos...Besisss

      Eliminar
  10. Charo, como ya te dije: tienes imaginación de oro. Yo lo he entendido perfectamente y me ha gustado. El duende Odiel aparece como querías: caprichoso y egoísta, y la historia de amor por su amigo es preciosa.

    Se podría hablar aquí largo y tendido sobre homosexualidad y personas que, aun siéndolo, no han salido del armario (en efecto, se puede ser homosexual y estar con Claudine, aunque eso parezca extraño a según qué mentes), pero creo que no es el lugar. Aunque me sorprende que alguien versado utilice este tipo de argumentos para 'criticar' un relato... (?¿?).

    Y una cosa más: la verdad es que, en mi opinión, si el duende con su magia decide coger un rostro concreto de una persona concreta, no es necesaria una descripción, sino que encaja mucho mejor mencionar a la persona. No es lo mismo decir que cambió su apariencia, modificando su color de pelo, la forma de su rostro, etc... que tomó la forma de alguien (en éste último caso se hace necesaria la mención del nombre).

    Un besote Charo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Brianna. Nada mas que añadir a tu comentario, pues lo has explicado a la perfección. Hasta comentando dejas fluir las palabras de una manera sublime...Un besazo guapa.

      Eliminar
  11. Me ha gustado mucho! Y a mí me ha encantado el duende *o* Has cambiado radicalmente mi visión sobre estas criaturas, como todas sean como Odiel...OMG xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Angy. Me alegra que te guste. La idea me vino al recordar al duende de Un sueño de una de verano, en esa obra su pillería enreda todo, al final lo soluciona y pide perdón. Yo con Odiel quise hacer una versión mas moderna a lo que se refieren sus travesuras, en las cuales el amor interviniera y claro esta que fuese una historia para adultos... Un beso guapa, nos leemos.

      Eliminar
  12. Hola, Charo
    Te ha quedado muy bien pero a ratos es un poquito confuso: hay un momento en que no entiendo si William ya estaba enamorado de Odiel o si él hizo magia para que se enamorara. Quizá sólo me lo haya parecido a mí. Por otro lado, me ha encantado Odiel, el duende: tan peculiar y sugerente. William y él combinan a la perfección.

    Un gran saludo,
    Esther

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther. Efectivamente William siempre estuvo enamorado del Odiel y no lo olvido, el caso es que es el mismo Duende con sus magia quien hace que lo olvide al atarlo a una mujer, XD. Suelo cometer el error de que como yo se los enrevesados argumentos de los relatos a veces obvio dar muchas explicaciones, cosa que se que esta mal, pero bueno poco a poco espero ir mejorando.

      Eliminar
  13. Hola, Charo!!

    Me he reído con tu texto, sobre todo imaginándome lo cascarrabias e irascible que parece ser Odiel. Tremendo!!
    Admito que me perdí un poco cuando pasas de hablar de un personaje al otro, pero tampoco es para tanto, como te han comentado más arriba... Por cierto, mejor bloquear la posibilidad de comentar anónimamente, nunca faltará quien haye ocasión de ser cruel con esta opción...

    Si falta un tilde o algo, no puedo ayudarte. El tamaño de la letra es muy pequeño para mis ojos de anciana :-P Pero no encontré nada que remarcarte fuera de ello.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maga. Tomare tu consejo y pondré para que solo comenten usuarios identificados. Si el relato ha servido para sacarte una sonrisa me doy por satisfecha, pues pretendía hacer una historia jocosa dentro del tema de trasfondo,nada trascendental... Un saludo....(a lo de la letra la pondré un poquito mas grande)

      Eliminar
  14. ¡Saludos Charo!
    Jejeje, me paso lo mismo que a Angy, me has cambiado la visión que tenía sobre los duendes, pero ya me quedo claro al leer tu respuesta a su comentario, tu historia ha sido entretenida, al principio me lié un poco para entenderle pero la neta fue porque no estaba prestando mucha atención (tenía a mi sobrinita a un lado hablandome de quien sabe que), pero cuando pude lo releí y lo entendí sin problema.
    Muchas gracias por compartir tu trabajo este mes, un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Lunella por pasarte a leer. Al ser solo 2 paginas las que tenemos para realizar el relato es posible que la historia de la sensación que esta empezada, jajaja. Peo como tu dices una vez lees unas lineas creo que se le coge el tranquillo, un saludo y nos leemos.

      Eliminar
  15. ¡Hola Charo! Pues a mí me ha gustado mucho y no sé de verdad que tiene de complicado este relato si estaba claro qué era cada personaje y lo que hacía en el relato. A lo mejor sí que me lié un poco cuando evocaba al pasado de William porque no me ubicaba en esa época, pero al volver a leer te quedaba claro.
    No hagas ni caso al anónimo, si no pone su nombre no merece la pena hacerle el más mínimo caso.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cris. Como ya he dicho anteriormente igual al no querer pasarme de extension refleje la personalidad de William a modo de recuerdos de Odiel.Queria se se supiese que si olvido a su amigo fue culpa del Duende. Si estuvo con una mujer fue porque el duende. Si la vida de este peligraba solo era culpa suya. Que el pobre chico siempre lo quiso y Odiel lo fastidio todo y que en definitiva era un duende de los pies a la cabeza, egoísta. Creo que lo he conseguido, a lo mejor de una forma algo liosa para algunos, pero creo que al final se refleja. Muchos Besisss Cris nos leemos.

      Eliminar
  16. Hola Charo, gracias por comentar mi relato, es la primera vez que leo algo tuyo y realmente me pareció interesante. Nos muestra un punto de vista que muy poco se utiliza, y la verdad es que los duendes son taimados de por si, así que nada los detienen cuando se deciden por querer algo.

    Creo que ha quedado muy bien, felicidades
    (PD= Como dicen en mi país: Palabras necias, oídos sordos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Daniela por pasarte por aquí, si te ha gustado me alegra, espero que mes a mes nos sigamos leyendo y compartiendo puntos de vista, Besisss.

      Eliminar
  17. Charo,

    Tienes una habilidad admirable para escribir. Eres un angel de las letras. Te felicito.

    El relato me gustó. No me gustan las historias con alguna pizca de homosexualidad pero eso es un asunto aparte. El relato es una pasada chica.

    Saludos.

    ***ACLARO QUE NO TENGO NADA EN CONTRA DE LOS HOMOSEXUALES Y QUE LOS RESPETO Y QUE HASTA HE TENIDO AMIGOS GAY.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ever, vas a a conseguir que me sonroje, XD. Es muy grato para mi que te guste mi relato a pesar de la temática, quiero pensar que es debido a la forma en que lo he narrado y eso amigo mio es todo un halago, gracias de verdad, nos leemos.Besos.

      Eliminar
  18. Hola Charo! Muy bien escrito tu relato y muy creativo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Hola, el relato está muy bueno, quizás un poco complicado al inicio porque haces varios saltos en el tiempo, el duende recuerda en varias ocasiones cosas que ha hecho e involucra a personas diferentes, pero si se lee con atención no es confuso. La parte homoerótica me encantó, es más, a mi criterio fue lo mejor redactado de todo el relato, describiste muy bien las sensaciones y las imágenes que ayudaban a que la narración gustara. Y ese detalle de usar el nombre de un actor para describir un personaje es una técnica viejísima utilizada incluso por el maestro Stephen King, así que no te preocupes por eso :-D Felicidades, muy buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias JJ por paasarte por aqui. Agradezco mucho tus palabras.La verdad es que quise reflejar algo de la forma de ser del Duende y lo hice a partir de los recuerdos que tenia, intentar que se viera la naturaleza de superioridad y eso , pero bueno como dices si la leerlo con calma se entiende, creo que tampoco he fallado tanto.Un saludo guapa y nos leemos, Besos

      Eliminar
  20. Charo, a mí me ha gustado mucho la historia y aunque es cierto que el duende puede moverse por motivos puramente egoístas,creo que al final es una historia tierna en la que has sabido reflejar muy bien los sentimientos del duende por el muchacho a lo largo del tiempo. Enhorabuena por el relato.

    Un saludo
    Einyel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Einyel, me alegra que te halla gustado, nos leemos... Besisss

      Eliminar
  21. Charo: Por poco y me quedo sin leer tu relato, lo bueno es que tengo la costumbre de revisar los textos.
    La verdad me gustó mucho más tu relato del mes pasado, éste, perdona mi sinceridad, pero lo encuentro un poco confuso.
    Por ejemplo, dices: "solo en contadas ocasiones se valió de la magia para hacer que alguna chica le prestara gustosamente sus servicios.", aquí parece que quién hace magia es William y no parece ser así, creo que debería decir : "solo en contadas ocasiones Odín se valio de la magia".
    En fin, quién soy yo para criticarte, de todos modos me gustó tu relato, que eso sí, es bastante diferente.
    Recibe mi cariño : Doña Ku

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias por pasarte a leer. Tienes mucha razón en tu comentario quedo un poco confuso al no poner de quien trataba y respecto a este relato y al del mes pasado he querido escribir algo menos profundo, menos trascendental en cuanto a la lectura. Estoy empezando y me gusta escribir con estilos y temáticas diferentes para ir aprendiendo , también según que ejercicio toca me inspira una cosa u otra. Nos leemos Doña Ku... Besisss

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola Charo! A mi me gusto el desarrollo de tu relato, dejaste interrogantes en todo el relato y al final cuando explicaste la naturaleza del duende, que ya se habia sospechado, me quede sorprendida con el final :)Muy bien

    ResponderEliminar
  24. Has bordado al duende, me ha encantado el relato :)

    ResponderEliminar
  25. Wow! Chica, admiro tu habilidad de describir lo que se desarrolla dentro de tu cabecita. Qué gran imaginación. Me he quedado embelesada con el desarrollo del relato.

    ¡Un saludo! =)

    ResponderEliminar
  26. Me gustó, me encantó. La personalidad del duende, egoísta y maliciosa, travieso pero no "malo, malo como un demonio"; sus travesuras para el pobre William, que era más como una manera de ayudar, y de hacerle vivir la vida loca (uuys, con la vecina madurita xD). Una historia entretenida, con un toque diferente (pocas veces nos atrevemos con historias gays y lésbicas, eso es un hecho ;) )

    Sólo iba a hacer una aclaración, pero me di cuenta de que era cosa mía que me lié yo sola :P Y pensé que la planta trepadora era el hogar de Odiel, y no el jardín en general (por eso iba a decir que si plantó la planta a los 5, cómo era posible que llevase 100 años viviendo allí :P) Pero al releer me di cuenta que ya en la primera frase pone que se negó a abandonar el jardín. Mea culpa.

    Por cierto, bonita primera frase. Yo soy doña primeras frases, siempre buscando una perfecta para comenzar mis historias, sobretodo las largas, y ésta es perfecta: es simple, pero te dice muchas cosas al tiempo- me recuerda a Kafkfa y con él a Gabriel García Márquez.

    Sólo me queda decir que es precioso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Bess. Que me digas que algo de mi escrito te recuerda a Kafka o a Gabriel Garcia Marquez hace que mi corazoncito se encoja de emoción.De verdad muchas gracias, nos leemos guapa...Besisss.

      Eliminar
  27. ¡Hola, Charo!

    Primero lo malo. No me agradó mucho que usaras la imagen de un actor porque, muy a mi personal gusto, me quita la oportunidad de imaginarme las facciones del personaje que se describe. Otra cosa es que me quitabas el aliento en ocasiones porque no usaste muchas comas y se te escapó un tilde (fue lo que mis críticos ojos miopes alcanzaron a ver XD).

    Ahora lo bueno, de último para no dejar mal sabor de boca. XD Me gustó tu relato, ya había leído sobre el revuelo que aparentemente causó pero no me parece que sea merecedor de atención negativa, muy al contrario. Es muy apasionado, a su forma egoísta. La verdad es que no imaginé que Odiel terminara así, pero fue una agradable sorpresa leer que hubiera entre ellos un lazo más profundo y significativo que el interés de Odiel por conservar su casa. ^_^

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...