MI OTRO BLOG

Aviso:

AVISO IMPORTANTE:
En este blog se puede encontrar contenido para adultos, por favor si eres menor abstente de seguir leyendo,si no lo eres, sigue... espero que te guste.
Algunas de las imágenes que se encuentran en este blog han sido obtenidas de la red, si alguna es tuya y no quieres que este expuesta, házmelo saber...

Seguidores

PROYECTO OCTUBRE 2012: LOS DOS MUNDOS

Un año más se celebra en el grupo la festividad de todos los santos o Halloween. Y qué mejor forma, para los componentes de Adictos, que hacerlo escribiendo. De todas las propuestas la ganadora ha sido Los dos Mundos.
El ejercicio consiste en escribir un relato basado en el concepto de esta festividad, pero debe tratar de esta noche según las creencias Celtas, los cuales profesaban la idea de que esta era una de las noches, donde el mundo de los vivos y los muertos coexistían al caer el velo que los separaba...

Bueno mi relato se basa en esas creencias Celtas e incluso esta enclavado en tierras Irlandesas. Me he tomado la licencia de fantasear , no con sus creencias, pero si con las practicas con el que el pueblo Celta veneraba a sus Dioses. La informacion sobre la que me he basado para escribir el relato, ya digo que dejando volar la imaginacion como suelo hacer, es de la siguiente pagina:




 Espero que sea de vuestro agrado.





VOLVERÉ

Eileen estaba nerviosa, el corazón le latía a un ritmo desenfrenado. Atesoraba entre sus temblorosas manos el sobre rojo que contenía la invitación para asistir a la fiesta de Halloween que su jefe celebraba en el Druids; la mejor discoteca del país por antonomasia. Un local exclusivo para disfrute y deleite de las personas más poderosas e influyentes, no solo de Irlanda, sino del Planeta Tierra.
Durante meses las indirectas e insinuaciones que lanzaba al reservado y atractivo Kenneth no habían surtido efecto, pero esta mañana al recibir la invitación pudo ver algo de luz al fondo del oscuro pozo que eran sus sentimientos.

Se miró por enésima vez en el espejo que forraba la pared exterior del edificio.


¡Sí, lo reconocía!... Disfrazarse de enfermera sexy no decía mucho a su favor, sin embargo era su último cartucho a quemar. El trajecito de marras era el recurso más trillado que te pudieses echar a la cara, pero si vestida de esta guisa Kenneth no pillaba la indirecta y se lanzaba, ella tiraría la toalla.

La chica de la tienda de disfraces le había aconsejado utilizar un ardid para dar al vestido un toque más macabro y acorde con la festividad que se celebraba. El truco, hasta ahora desconocido para Eileen, consistía en llenar un condón con un pringue rojo, que según la gótica dependienta era la mejor y más real sangre del mercado, disimularlo bajo el vestido y llegado el momento pincharlo con el alfiler que llevaba debidamente camuflado en la ridícula cofia; reventando así el látex y dejando una espectacular mancha de sangre salida de la nada y tan inesperada que dejaría a todos con la boca abierta. Y ahí estaba ella, esperando su turno para entrar, con la mano sobre su estomago y palpando el que esperaba no fuese el único preservativo que usara esta noche.


Atacada por los nervios y la anticipación no se percató que el gorila de la puerta la miraba de arriba abajo. Temió que notara lo que escondía bajo el disfraz, aunque dudaba que su barriga fuese objeto de miradas cuando sus grandes pechos rebosaban por el escote amenazando reventar los botones al mínimo suspiro.

No se equivocó.

El hombre clavó la mirada en sus pechos descaradamente. Después de comérsela con los ojos, más tiempo del necesario para su gusto, la instó a entrar poniendo la mano en la parte baja de su espalda.
En cuanto entró en el elegante recibidor, tenuemente iluminado, una chica ataviada con una túnica amarilla se hizo cargo de su abrigo; frente a ella, un chico custodiaba el único obstáculo que la separaba de vivir una noche inolvidable. Cuando el galante muchacho, también vestido con una túnica amarilla, abrió la puerta se quedó petrificada. La dependienta de la tienda de disfraces se la había jugado. Había ido precisamente allí porque era donde indicaba la invitación que tendrían los trajes para la fiesta y la muy pérfida le había asegurado que con el vergonzoso traje de enfermera causaría sensación. No estaba segura que la palabra “Sensación” fuese la más acertada, pero estaba claro que esta noche no pasaría desapercibida entre la marea de túnicas amarillas y rojas que atestaban el Druids. Dando un último estirón al minúsculo vestido Eileen cruzó la puerta en busca de su cita.
Tras unos eternos minutos de ser el blanco de todas las miradas, un musculado torso se pegó a su espalda y unas fuertes manos se posaron sobre sus hombros.






Un cálido aliento sobre su nuca, marcando a fuego su piel, la hizo estremecer.


—Sabía que vendrías… —susurró Kenneth justo antes de comenzar a besar su cuello—. Esta noche obtendré lo que tanto he ambicionado, tú me lo darás —siguió diciendo tras dejar con su lengua un reguero mojado y caliente a lo largo de su hombro.

Eileen tuvo que morder su labio inferior para evitar que un delatador suspiro escapara de su boca al oír su sensual y grave voz.

Kenneth la rodeó colocándose frente a ella; cuando se apartó, y el aire azotó su cuerpo encendido por la excitación, Eileen tembló. A escasos centímetros de su cuerpo, vestido tan solo con una sencilla túnica azul, la presencia de Kenneth era hipnótica para Eileen.
Sus ojos zarcos preñados de deseo; su nariz prominente, que contrariamente a restarle atractivo, acentuaba su aspecto varonil; su boca de labios carnosos y tentadores que anhelaba devorar.
Una vorágine de sensaciones se arremolinaba en el interior de Eileen con cada ínfimo detalle. Posiblemente estos serían usuales en más de una persona, pero únicos a sus ojos cuando se trataba de él.

Luciendo la más seductora de las sonrisas, Kenneth, extendió una mano invitándola a seguirle… Ella, lo hizo sin reservas.
Los invitados se apartaban a su paso creando un pasillo para ellos. Cuando llegaron al centro de la pista la música cesó. Tan solo el sonido de las agujas de un reloj, sonando a través de los altavoces, rompió el silencio sepulcral que se había instalado en la discoteca, fue entonces cuando la puerta, con las letras “Private” grabadas, se abrió. Salieron de ella una veintena de personas cubiertas por túnicas azules idénticas a la que vestía Kenneth, pero a diferencia de él, mantenían sus rostros ocultos bajo las capuchas. En sus manos portaban cirios blancos, los cuales colocaron, uno junto a otro, creando un círculo a su alrededor. Uno de los encapuchados comenzó a prender las velas y cuando todas estuvieron encendidas se irguió frente a Eileen y reveló su identidad. No llevaba los ojos delineados de negro, ni brillaba en su ceja el pequeño zafiro que esa misma mañana había llamado tanto su atención, pero estaba segura que la chica ante ella, vestida con la holgada túnica azul, era la dependienta de la tienda de disfraces.

— ¡Tú! —exclamó Eileen colérica, haciendo amago de abandonar el circulo de llamas que la flanqueaban. Le fue imposible.

El pánico se apoderó de Eileen, quería salir de allí y arrastrar a la chica de los pelos, pero el agarre de Kenneth se lo impidió. Sus manos se habían cerrado como grilletes en torno a sus muñecas, inmovilizándole los brazos a los costados. Con una presuntuosa sonrisa curvando sus labios, la chica quitó el alfiler oculto en su cofia y lo clavó repetidas veces contra su estómago, reventando el profiláctico. La espesura y el olor férreo del líquido que manchaba su vestido advirtió a Eileen que se trataba de sangre y no le resultó descabellada la idea, mirando a la loca frente a ella, que su procedencia fuese humana.

— ¡No me mires así! No somos asesinos, sino Druidas, pero cuando hay sangre de por medio es más rápido… ¿habrías preferido que mi amado Kenneth te hubiese clavado un cuchillo? —declaró su anfitriona, haciendo aspavientos con los brazos para enfatizar su gran acto de conmiseración.

Sintió que sus piernas flaqueaban, y estuvo a punto de caer, cuando el bastardo de Kenneth la liberó de su agarre para salir al encuentro de su maldita mujer. Justo en ese momento, el sonido del correr de las agujas del reloj murió anunciando la llegada de la medianoche. El tiempo se detuvo para ella cuando, al unísono, los encapuchados comenzaron a entonar una oración en gaélico antiguo. El velo que separa este mundo del otro, la inquebrantable barrera entre vivos y muertos, comenzó a caer.

Su respiración se volvió errática; su ritmo cardiaco se disparó; un sudor frío perló su frente y un tremendo dolor de cabeza la hizo doblarse en dos. Vio como aparecían, de la nada, varios entes incorpóreos que avanzaban hacia ella con la promesa de la muerte como esencia. Quería decirle a la perra psicótica que escogía la opción del cuchillo, pero apenas podía hacer que el aire llegara a sus pulmones, menos articular palabra. Sufrió el dolor inhumano que provocaban las fantasmagóricas manos al arrancar la carne de los huesos. Sintió como escudriñaban en sus entrañas intentando extraer algo de su interior y aun así, con los últimos rescoldos de fuerza que le quedaban, Eileen, alzó su brazo y enseñó su dedo corazón a la pareja antes de fenecer.

Por fin todo había acabo. El dolor había desaparecido y sus pulmones gozaban del preciado oxigeno que le fue negado.

—Fáilte go dtí ár talamh ár.[i]

Eileen abrió los ojos sobresaltada al escuchar de nuevo el idioma antiguo.

Poniéndose en pie, giró sobre sí misma.

Los siniestros espíritus que la habían llevado a la muerte ahora eran corpóreos. Vestidos pulcramente con túnicas blancas, custodiaban unos grandes pilares de piedra que formaban un circulo a su alrededor. Tenía que ser una broma, no era posible que hasta en el “Mas allá” tuviese que lidiar con lunáticos como el que tenía enfrente entregándole una túnica blanca para cubrir su desnudez.



—No pienso ponerme eso, ¡quiero volver!…

A pesar de la tupida barba, que ocupaba casi la totalidad del rostro del hombre, ser, ente o lo que fuese, pudo advertir como esbozaba una sonrisa.

—Volverás Mo Mhuire.[ii] El próximo Samhain…volverás.







Gaélico Irlandés
[i] Bienvenida a nuestra tierra.
[ii] Mi bella dama.


29 comentarios:

  1. Una pasión que la llevó a la muerte. Pobre Eileen...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gabriela por pasarte a leer mi relato. La verdad es que la pasión la condujo a otro mundo y esta claro que allí es mejor valorada. Un saludo

      Eliminar
  2. Una amor trágico y una horrible traición!!!
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raquel por tu comentario. Si realmente no era lo que ella esperaba de Kenneth, pero a veces lo inesperado resulta mas reconfortante de lo que pensamos...

      Eliminar
  3. Es, hasta el momento, el mejor relato que he leído. Y deja el listón muy alto. Me encantó, no sabes cuánto, y hasta me das envidilla de que un relato fantástico pueda ser al tiempo tan realista ;) es el estilo que espero conseguir con el tiempo. Es del tamaño justo, no resulta ni demasiado largo ni demasiado corto, y está genial desarrollado. La última frase me da escalofríos y hace contacto en mi imaginación. En resumen: un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bess, eres un amor, agradezco el halago que me has hecho al decir que esperas conseguir mi estilo. La verdad es que poquito a poco voy cogiendo practica a ver si con el tiempo puedo ser capaz de poder darle continuidad a algún relato y crear algo medianamente decente... Un saludo y muchísimas gracias guapa.

      Eliminar
  4. Me ha encantado el toque de sensualidad que le has dado..a partir de ese momento podría haber tomado cualquier rumbo tu relato y eso me ha sorprendido. Enhorabuena, me ha dejado con ganas de querer más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cloe, es algo que no puedo evitar, jaja, termino siempre metiendo el toque "erótico", entre comillas, a los relatos, pero me alegra que te guste... un besazo.

      Eliminar
  5. Me encantan las muertes sangrientas, jaja.
    Muy buen relato, Charo, muy siniestros tus druidas.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maga, la verdad es me hubiese gustado poder tener mas margen de extensión para recrearme un poquito mas en el ritual, pero bueno algo pude plasmar, gracias por pasarte.... Un beso.

      Eliminar
  6. Me gustó mucho, y me dejó con un montón de preguntas acerca de los seres de blanco...

    Un gran relato, felicidades!!!
    =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Daniela por pasarte y me agrada que te guste y respecto a los seres... ¿ Estarán vivos , pero en otro tiempo? o ¿ serán espíritus ancestrales?. jaja... Un beso.

      Eliminar
  7. Me parece que has creado un relato excelente, le diste un giro que no esperaba la verdad, eres muy creativa, lo hiciste muy bien... lástima pobre, por una pasión llegó como bien dice el dicho popular a la boca del lobo. Me encantó :D Eres muy buena, excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Abi, si bueno tiendo a dar giros inesperados, es como un sello, como el poner siempre ese deje sensual. Me agrada que te haya gustado.Un beso.

      Eliminar
  8. Ya sabes que soy tu fan y que me encanta el toque erótico que agregas a tus relatos de una manera muy singular y sin dejar de lado la trama principal.
    Como siempre me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kimberly guapa, eres una joya, no sabes lo que me alegra que te haya gustado, ambas somos fans de la otra mutuamente y lo sabes... Un besazo.

      Eliminar
  9. Que buen relato, me gustó un montón. Excelente historia y el final genial. Bien logrado. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Li por pasarte y me alegra que sea de tu agrado y el final como siempre lo dejo abierto para que vosotrso mismos interpreteis ... Un beso

      Eliminar
  10. ¡Hola Charo!
    Mis respetos, tu relato me ha gustado muchísimo, ha sido más de lo que esperaba al principio, y tu final abierto me fascino, especialmente las últimas palabras, me hace imaginar muchas cosas, una continuación o cómo sería su regreso un próximo año!
    Genial trabajo, ¡un abrazo! :)

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Me ha encantado Charo!! Tiene todos los componentes necesarios para mantenerte pegada a la pantalla hasta el final.
    Felicidades, ha sido todo un gustazo leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Anuca, el gusto es mio por conseguir que disfrutaras... Un beso.

      Eliminar
  12. wow, me encantó, sexy, atrevido y trágico, muy bueno, felicitaciones.

    ResponderEliminar
  13. Charo: Eso quiere decir que hay que tener cuidado con las invitaciones que aceptan ¡ojo chicas, mucho ojo!
    Yo fui, bueno...sigo siendo,enfermera y no entiendo el porqué usan el uniforme como muestra de sensualidad. Si supieran ¡cuan pocas enfermeras guapas y sexis se pueden encontrar en los hospitales!
    Pues felicidades, muy bueno tu relato: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, que razón tiene Doña Ku... pero bueno yo lo prefiero así, mas profesionalidad y menos contoneo de cadera, jaja y por eso creo que es la fantasía a que hombre no le gustaría que una joven, guapa y sexy chica le pusiese una lavativa, jajaja... Un saludo muy grande para usted y para los suyos... Un beso.

      Eliminar
  14. ¡Hola Charo! Yo no sabia nada de los druidas y me quede un rato pensando ese final, porque no lo comprendía, no comprendía las razones de los mentirosos esos que la mataron. Sin embargo, tu relato está muy bien narrado, y desde el principio nos advierte que guarda un misterio. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Hola guapísima!, me pasaba por aquí para ver que tal estabas, saludarte, y de paso, pedirte el favor de que te hagas eco de esta promoción, si no es mucha molestia (tus compis del club y yo, te estaríamos realmente agradecidas):

    http://elclubdelasescritoras.blogspot.com.es/2012/11/pasion-de-navidad-promocion-y-fecha-de.html

    Saludos y hasta otra!, muak!

    ResponderEliminar
  16. Si soy ella, en cuanto entro y me encuentro con que todos van vestidos igual me largo XD. Ha quedado genial.

    ResponderEliminar
  17. ¡Vaya relato! Me ha encantado, te lo digo de verdad.
    Menuda forma de narrar tienes, ojalá yo tuviera la mitad de tu talento.
    Mis más sinceras felicitaciones. Te quedó genial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. La historia me parece muy bien llevada y todo eso que ocurre en el ritual y en el más allá me parece muy interesante. Me encanta la última frase del relato. Sin embargo, la protagonista me ha caído inevitablemente mal xD Aún así, me ha gustado.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...